El aceite de chufa Virgen Extra, se consigue por medio de un proceso totalmente artesanal.

Primero se comienza con la recolección, lavado, secado de la chufa.

Luego se realiza una exhaustiva selección de las chufas de mejor calidad.

Una vez seleccionadas las mejores chufas, pasan a ser molidas en seco para transformarlas en una fina harina.

Esta harina obtenida, se coloca sobre unos tamices, que por el mecanismo de prensado, se va obteniendo poco a poco el aceite virgen de chufa tan esperado.

Este proceso en frío puede tardar varias horas, ya que hay que obtener el producto de forma totalmente natural y artesanal para así garantizar y preservar la calidad y propiedades del producto.

El proceso en frío garantiza la máxima conservación de las propiedades de la chufa, ya que tiene altos niveles de Ácido Oleico, Magnesio, Vitamina E y Tocoferoles.

La gran calidad del aceite de chufa hace que tenga aplicaciones en gastronomía y especialmente en la cosmética.

0

Tu carrito